buenos-modales

El Valor Real de las buenas maneras

Que un individuo disponga de buenos modales, un comportamiento intachable, un correcto vestuario, un modo de hablar y de conducirse las personas siempre es una llave de segura para las relaciones interpersonales, que pueden incidir en el éxito de cualquier proyecto.

Por naturaleza, siempre se busca moverse y permanecer en ambientes agradables, seguros y divertidos de ser necesario. Nadie desea los maltratos, ni los malos modales en su entorno, a menos que se presenten en situaciones particulares que no vienen al caso.

Los buenos modales son esenciales para el éxito de cualquier proyecto de vida, social, laboral o académico. La interacción con otras personas es inevitable y es mejor el nivel de comunicación cuando se dispone de una buena educación.

Las reuniones o comidas de negocios, siempre obtienen mejores resultados cuando se organizan todos los detalles cuidadosamente, se ofrecen ambientes adecuados para que los comensales se sientan cómodas y se presenten las condiciones más favorables para acordar lo que más conviene.

Reglas en torno a la mesa

Hay personas que ignoran las reglas básicas de cómo preparar una mesa y hasta de cocinar el café y ofrecer el pan, platos, menús y hasta cómo combinar las comidas. Hay profesionales que quieren orientar a otras con el fin de mejorar la calidad de vida a partir de comportamientos correctos.

También aprendizajes básicos de cómo mantenerse más seguros en cualquier entorno, se ignoran por la mayoría de las personas, las medidas de seguridad se aprenden de boca a boca como una prueba de ensayo y error.

Los cerrajeros profesionales ofrecen sugerencia sobre el uso de la cerrajería pero también orientan sobre la manera de evitar ser víctimas. Algunas escenas de robo o hurto se han podido evitar por cuestiones básicas de supervivencias que muchos no se han percatado para evitar por seguridad.

Rescatar los valores de la casa

Por la prisa y las múltiples tareas de los adultos, se están criando a los niños que maneras prácticas de hacer las cosas; cocinar de manera rápida, preparar comida para llevar, improvisar en todo.

Ya no se dedica tiempo a disfrutar del tiempo en la mesa en familia, para contar sus vivencias del día, plantear soluciones a los problemas de algún integrante. El valor real de las buenas maneras, está en integrarnos más efectivamente a las relaciones sociales, que se va perdiendo con los presentes tiempos.

Sé un buen anfitrión en las reuniones profesionales

Poseer cualidades de buenos modales no solo está en la manera de hablar o en comportarse, se trata de la manera en que ofreces tus servicios o productos a los clientes. ¿A quién no le gusta ser bien atendido dónde va?

Si es una conducta que se aprende desde casa, cualquiera podría ser un buen anfitrión, cuando invitas amigos a la casa, cuando organizas tu fiesta de cumpleaños, un aniversario, algún ascenso o cualquier motivo para que tus seres queridos te visiten.

Cuando se llevan las mejores impresiones siempre pensaran inmediatamente en ti, para pasar ratos agradables, negocios, tareas o propuestas que has dejado implícita en la atención a las personas seleccionadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *