Hoy en día la vida política de Cataluña es totalmente incierta, y es que la intención de esta comunidad de independizarse está siendo más difícil de lo que se creía, ya que la comunidad experimenta en la actualidad un vacío jurídico e inestabilidad económica.

La economía de Cataluña era quizás una de las más estables de toda España, pero en la actualidad los inversionistas desconfían de ella, y la prueba es que más de 800 empresas han cambiado sus sedes de esta comunidad, por lo que hay cierta inseguridad en la región.

La inseguridad en Cataluña no solo existe producto de su situación política, sino también hay inseguridad por los robos existentes, de manera que los catalanes confían en cerrajeros caldes de montbui profesionales para poder proteger sus bienes.

En la actualidad cerrajeros hay muchos en Cataluña, los cuales son totalmente de confianza, ya que se trata de profesionales certificados, así como también hay muchas personas que se oponen a la independencia, lo cierto es que se está en medio de una lucha por lograr esta independencia.

No se sabe si la independencia hará bien a Cataluña o le traerá serias consecuencias, lo que sí está claro es que la imagen de esta comunidad ya no es la misma ante España y ante el mundo, ya que lo que para muchos podría ser una muestra de valor inquebrantable, para otros es una real locura.

Ciertamente hay razones históricas, económicas, sociales y políticas por la que Cataluña puede reclamar el derecho a la independencia, pero también es cierto que España tiene el derecho de querer conservar todo su territorio, de manera que hay un conflicto de intereses muy claro.

La situación de Cataluña se agudiza porque ninguna de las partes quiere dar su brazo a torcer, por ello el gobierno internacional ha buscado apoyo en gobiernos internacionales y con algunas empresas de fuerza que hacen vida en Cataluña, a fin de presionar al gobierno catalán.

Parece que la intención de independencia es un capricho del gobierno catalán, pero la realización del referéndum del 1 de octubre y las multitudinarias manifestaciones han probado lo contrario, ya que ciertamente hay una gran parte de la población catalana que apoya la independencia.

Pero no todos los catalanes parecen estar de acuerdo en dejar de ser españoles, ya que tampoco se puede ocultar el hecho de que hay quienes defienden al gobierno central y que no quieren ser una nación independiente.

El futuro, cada vez más incierto

Con las nuevas decisiones tomadas por el gobierno español, en donde se presiona al gobierno catalán por decir si ciertamente se ha declarado independencia o no, hay una nube que no permite ver más allá, y es que el oscuro panorama parece no poder disiparse.

Es importante para los catalanes que se les escuche, pero estos deben tener claro que una decisión como la de obtener una independencia va mas allá de la simple celebración de un referéndum y de una declaración que parece no tener sustento jurídico.